Grupos de intercambio en Gratix

Los grupos han llegado a Gratix

Compartir con Gratix sienta muy bien, poder regalar algo que no utilizas a alguien que lo necesita. Gratix es una comunidad de personas solidarias con todo tipo de gustos y aficiones, es el momento de encontrar a aquellas con las que compartes esos gustos gracias a los grupos de intercambio.

Gratix te une a gente como tú con sus grupos

Los grupos en Gratix existen para poder intercambiar regalos y deseos con personas con intereses y pasiones afines o simplemente personas de tu círculo de amigos. Si alguna vez has pensado ‘¿y si pudiese ver sólo las cosas que realmente me interesan?’ los grupos son para ti. 

Te encanta leer y estás aprendiendo inglés, ¿a qué esperas a unirte a ‘Books in English’? Si eres un apasionado de la música y quieres aprender a tocar nuevos instrumentos y deshacerte de ese amplificador que ya no usas, tu grupo es ‘Instrumentos musicales’.

¡Intercambia Macbeth por The Great Gatsby, regala esa batería que te está ocupando espacio en el trastero y desea el ukelele que siempre quisiste aprender a tocar!

Encuentra a esas personas que están tan interesados como tú en tus hobbies y pasiones y no paréis de intercambiar.

Los grupos públicos te ayudan a encontrar una comunidad de personas con los mismos intereses que tú.

Lo mejor de los grupos públicos es que cualquier persona que busque el grupo puede entrar, no necesita ser invitado para poder unirse a él, por lo que cualquier persona que use Gratix y esté interesada en unirse puede hacerlo sin problema, además de que tú puedes invitar a cualquier usuario que creas que le pueda interesar.

Si por otro lado, conoces a personas que sabes que les va a encantar esta idea pero no usan Gratix, no te cortes. Envíales una invitación para que se unan a Gratix y empiecen a compartir sus aficiones con los demás.

Puedes crear un grupo privado para las personas de tu confianza, ¡que nada te pare!

Sabemos que hay vida más allá de Gratix, y que seguro conoces ya a gente con la que compartes aficiones y vínculos. Puede ser una comunidad de vecinos, un grupo de whatsapp de padres del colegio, etc. 

¿Qué mejor que un grupo solidario de un mismo edificio? ¿O de una urbanización?

¡Que alguien te pida algo que necesitas y sólo tener que cruzar el rellano para regalarlo!

Regala esos libros de texto que va a necesitar la vecina del 4º o esa bicicleta estática que te ha pedido el vecino del 1º, las escaleras que sube no son suficientes para estar en forma. 

Si eres de los que prefieres compartir con la gente que ya conoces o con la que tienes algo en común, sea la escuela, el gimnasio o la comunidad de vecinos, los grupos privados te resultarán muy útiles. Inicia el grupo e invítalos a todos por whatsapp, e-mail o como os comuniqueis habitualmente.

¡Adelántate, sé el primero en crear el grupo de las cosas que te importan!

Crear un grupo es muy sencillo y puede unir a muchísimas personas

Tan sólo tienes que acceder al apartado de grupos desde el menú, pulsando las tres barras horizontales en la esquina superior izquierda. Al pulsar ‘Crear grupo’ aparecerá una pantalla con diferentes datos para rellenar 

Puedes elegir si quieres que sea privado o público.

Elige si quieres que tu grupo sea público o privado, dependiendo del objetivo de éste. Recuerda que esto no va a poder cambiarse, así que si creas un grupo público, ¡siempre lo será!

Tras esto, es hora de que se unan los demás. Ten en cuenta estas pistas para sacarle el máximo partido

Pistas para arrancar un grupo de intercambio con éxito

Asegúrate de tener regalos y deseos publicados: Es la mejor forma para que la gente se entusiasme con tu grupo y empiece a compartir. Una buena primera impresión para las personas que invites al grupo. Hazlo añadiendo la etiqueta del grupo a tus publicaciones de regalos y deseos. Un buen líder siempre empieza dando ejemplo

Invita a aquellos que sabes que comparten tu afición o son parte del mismo círculo de confianza: Para que un grupo funcione lo más importante son las personas que participan en él. Piensa en la gente que conoces que comparten tus pasiones e intereses y les va encantar la idea de intercambiar con los que tienen cosas en común. Puedes enviarles la invitación por mensaje, whatsapp o compartirla en redes sociales o foros. Eres la persona responsable de este grupo, ¡dedícale el tiempo que merece!

Cada grupo tiene su propio cógido de invitación.

No te olvides de añadir a usuarios de la aplicación: Pueden ser personas a las que hayas regalado o te hayan hecho regalos que creas que les pueda interesar el grupo. También puedes mirar quién tiene regalos o deseos que podrían estar en el grupo e invitarlas a él. Seguro que encuentras a otros con los que compartes interés.

Puedes añadir tanto a gente que está en la app como a gente de fuera.

Encuentra tus grupos y otros grupos que te interesan

Una vez hayas creado tus grupos, puedes acceder a ellos desde el menú principal, tocando en el icono con tres barras horizontales de la esquina superior izquierda.

Encontrarás el apartado de Mis grupos, desde donde podrás ver desde ahí los grupos a los que perteneces y si tienes alguna invitación para unirte a otro.

Puedes ver los grupos a los que perteneces y buscar los que podrían interesarte.

También podrás acceder a Buscar grupos, desde donde puedes buscar los grupos que se encuentran en la app. Solamente podrás descubrir grupos públicos, ya que sólo te puedes unir a los privados con una invitación. Si no encuentras el grupo que estás buscando es porque todavía nadie lo ha fundado. Igual quieres iniciarlo tú.

Sólo tienes que poner las etiquetas de los grupos que quieras.

Empieza a intercambiar las cosas que más te importan

Aprovéchate de las facilidades que te proporcionan los grupos de Gratix e intercambia con tus iguales. No dejes pasar esta oportunidad de entre todos crear una economía circular concienciada con el medio ambiente que no tiene miedo a dar pero tampoco a pedir! ¡La solidaridad no tiene límites!

Si aún no te has descargado la app puedes hacerlo para Iphone o para Android, ¿a qué esperas?

✨ Cumple tus deseos con Gratix ✨

Por qué hacer una lista de deseos y por qué en Gratix

En este blog ya hemos hablado en varias ocasiones sobre lo satisfactorio que es hacer regalos. Pues ahora ha llegado el momento de hablar sobre cómo cumplir tus deseos.

Recibir regalos es una sensación muy especial. Alguien se ha puesto a pensar en ti y ha dedicado tiempo (y puede que dinero) para hacerte ese regalo. Ha estado buscando diferentes regalos para dar con el más especial y el que cree que más te va a gustar. A pesar de todo, hay veces que por mucha buena intención que tenga ese regalo, recibimos algo que no queremos. Sentirse desagradecido no sienta bien, sobre todo cuando realmente aprecias el esfuerzo y la intención de la otra persona.

Por eso, preparar una lista de deseos nunca viene mal. Si cada vez que piensas ‘quiero un cuaderno para dibujar’ o ‘tengo este libro pendiente de leer» dedicas un minuto para apuntarlo en una lista, cuando se acerquen fechas señaladas como tu cumpleaños o navidad, no correrás el riesgo de recibir un regalo indeseado.

Esta lista de deseos puede ser mucho más fácil y práctica con Gratix. En vez de tener que buscar un papel y un lápiz cada vez que piensas en algo que necesitas, coge tu móvil, entra en tu perfil de Gratix y publica un deseo. 

Cuando alguien vea tu deseo y pueda cumplirlo a sentirás una doble satisfacción, la de recibir un regalo y la de que ese regalo sea algo que quieres y necesitas. Algo que sabes con seguridad que vas a usar y va a ser bienvenido en tu vida, un regalo nacido de la generosidad y el desinterés

Lo mejor de recibir regalos a través de Gratix es que no solo tendrás el regalo que quieres, sino que además será un favor para el medioambiente, al dar una segunda vida a este objeto regalado. Pasando de ocupar espacio sin uso en otra casa a ser útil y funcional en la tuya, sin generar residuos ni contaminar el planeta Tierra.

Desear regalos en Gratix tiene fórmula mágica

Formular un deseo en Gratix no es sólo pedir un regalo, en Gratix los deseos vienen acompañados de razones y detalles para inspirar a quien te los va a regalar.

Para conseguir que alguien cumpla tu deseo conviene formularlo de una manera perfecta, casi mágica; que facilite que el universo se ponga de tu parte para que lo consigas.

Hay una gran variedad de deseos, desde los más específicos como podría ser el libro de un autor concreto, como el libro ‘Sapiens. De animales a dioses’ de Yuval Noah pasando por deseos más generales dados por una necesidad más concreta como una plancha o una caseta de perro. Algunas personas buscan la complicidad de los demás con deseos más inspiradores, como libros para leer este verano.

A la hora de formular un deseo, lo que va a llamar la atención a los demás usuarios va a ser la fotografía que elijas y su descripción.

Estos son deseos de diferentes personas que puedes encontrar en la app de Gratix

Elige la imagen para que tu deseo destaque

Es recomendable poner la foto; recuerda: una imagen vale más que mil palabras. Si el deseo es concreto, no hace falta que te rompas la cabeza, escoge una foto donde se pueda ver bien lo que necesitas. De esta manera, con un primer golpe de vista, si alguien lo tiene por casa lo puede identificar al instante, y animarse a regalarlo.

Y si sabes qué quieres, pero no te importa cómo es, la foto que selecciones va a tener más importancia de lo que crees. 

Según la foto que escojas, el deseo se percibirá de una manera u otra, evocará a los demás usuarios lo que ellos creen que puede gustarte, ¡incluso ofrecerte cosas que puedan estar relacionadas!

Si no quieres identificar el deseo con una imagen, acompañará al deseo la foto que hayas elegido para tu perfil en la app. Esto no tiene por qué ser negativo: puede que a algunas personas ver tu cara les dé confianza o les dé la sensación de que un regalo pueda gustarte simplemente por cómo eres.

En cualquier caso no olvides seleccionar una buena foto y cuidar tu perfil: a todos nos gusta saber con quién nos relacionamos. Y sin duda va a influir en las acciones de los demás.

Describe bien tu deseo para que los demás acierten

Como hemos mencionado anteriormente, la descripción del deseo es esencial. Para una persona que está explorando el apartado de ‘Deseos’ lo que cuentes en tu deseo va a marcar la diferencia. 

Cuanta más información puedas dar, mejor; leerlo no llevará mucho tiempo y destacará entre los demás. Sé específico en describir los elementos esenciales que encajan con tus necesidades: desde tallas, medidas y características técnicas hasta manías personales sobre colores o calidades si son importantes para ti.

Es interesante que comuniques cómo de lejos estás dispuesto a desplazarte a por él. No sólo facilitarás que los demás acierten sino que además todos ahorraréis tiempo en conversaciones llenas de buenas intenciones pero finalmente frustradas.

Gratix además te proporciona herramientas para facilitarte conseguir esos deseos si tu descripción es precisa y relevante. En ocasiones te sugerirá regalos ya publicados que puedan coincidir con el deseo que acabas de formular. También, al publicarlo, puedes solicitar que te avisemos de posibles coincidencias con tu deseo. Para ello es fundamental que elijas bien su descripción y qué tipo de avisos te gustaría recibir (no pidas «libro» si tienes claro el libro, autor o género que quieres).

Y por supuesto no te olvides de compartir cuánto te importa: que escribas por qué lo deseas, para qué lo quieres, cuándo lo necesitas… Algo con lo que la persona que lo está leyendo pueda conectar de alguna forma contigo.

Además, piensa que tu deseo publicado va a ser lo que mueva a una persona a regalártelo, alguien que tenía algo de valor y no tenía pensado darlo, pero que al ver que otra persona lo necesita, se anima a hacerlo. Es la magia de Gratix.

Tus deseos pueden ser los próximos regalos que te hagan tus amigos

También puedes marcar la casilla de ‘Recibir alertas de regalos’

Cualquier persona que utilice la app puede cumplir tu deseos, pero, probablemente a quien más le interese verte contento y cumplir tus deseos sea a tus amigos.

Cada vez que formules un regalo, marca la casilla de Avisar a tus amigos. De esta forma se les notificará la publicación de tu deseo. Y si estaban pensando en hacerte un regalo, ya tendrán un par de ideas para regalar. 

Tus amigos son los primeros que quieren verte feliz, por lo que serán los que estén más pendientes de tus deseos. 

Si el deseo que solicitas es de alguna manera valioso para quien lo posee, quien se anime a dar el paso y regalar algo que tiene valor sentimental va a ser un amigo tuyo. Un amigo que confía en tu criterio y que sólo vuestra relación hace que pueda confiar y regalarte aquello que deseas.

Al mismo tiempo, si tus amigos desean algo, serás de las primeras personas en enterarte y tendrás la oportunidad de hacer feliz a tu amigo deshaciéndote de algo que ya no necesitas.

¿Deseando cumplir tus deseos?

Formula deseos y espera a que se cumplan con Gratix, consiguiendo lo que quieres a la vez que mejoras el mundo y ayudas al medioambiente.

Si todavía no formas parte de la comunidad Gratix, no esperes más y descárgarte la app en iPhone o Android.

Leer más libros de forma sostenible

Amar los libros y amar la lectura

Leer es fantástico, los libros te enriquecen como persona, te transportan a otros mundos, te hacen compañía e incluso te unen a otras personas. Por eso muchos amamos los libros. Pero, ¿qué es amar los libros para ti?; ¿eres bibliófilo o bibliómano?

Si eres un bibliófilo, lo que te encanta es leer. Si eres un bibliómano, lo que te gusta es tener libros y cuantos más mejor. Ser bibliófilo está muy bien.  También lo está ser bibliómano en dimensiones moderadas, ¡podemos llamarlo coleccionar libros! Pero si nos centramos en acumularlos nos perderemos lo mejor de los libros, además de producir efectos no sostenibles ni solidarios con el medio ambiente.

A todos nos gustan los libros pero lo importante es leerlos, no almacenarlos. No permitas que tu casa se convierta en un almacén. Foto por Glen Noble en Unsplash

Acumular libros no es leer

Si tienes demasiados libros, no te caben en los estantes y sabes que muchos no los vas a volver a leer, igual es el momento de reflexionar: ¿de qué sirve comprar un libro tras otro para dejarlos en una estantería acumulando polvo?

Cuando los libros dejan de cumplir la función por la que fueron creados empiezan a ser la causa de diferentes inconvenientes. El mayor de todos es el espacio que ocupan.

No acumules innecesariamente; los libros atraen, te eligen y, tras leerlos, siempre irán contigo, pero en espíritu: no hace falta que te acompañen físicamente. Puede que ya no los abras más para leerlos: lucirán bien en la estantería, apilados en la mesilla, en columnas en una esquina, pero al final te comen: despeja tu vida y despejarás tu mente.

Nos hemos acostumbrado a acumular libros por si algún día nos apetece volver a leerlos, pero llenar nuestra vida de cosas no parece una buena idea, como dice Marie Kondo.

Compartir libros es divertido y sostenible

Lo mejor de no apegarse a los libros, es que al compartirlos se comparte mucho más que una cosa: se comparte la historia y las sensaciones que le acompañan.

Si te ha encantado la historia de un libro, ¿por qué no compartir esta experiencia? ¿por qué no dejar a otras personas disfrutar de ese libro tanto como lo has hecho tú?

Al igual que tú vives diferentes experiencias, te conviertes en diferentes personas, viajas a distintos países (e incluso mundos) al leer un libro, si después lo compartes le estás dando una segunda vida en la que pueda transformar y hacer sentir a otras personas como lo ha hecho contigo.

Además, al compartir, combates el efecto negativo que tienen los libros sobre el medioambiente. ¿Por qué hay que fabricar e imprimir un libro cada vez que alguien quiere sentir su historia y sensaciones? ¿Por qué nos cuesta compartirlos?

Al compartir libros ponemos en práctica las 3R (reciclando, reduciendo y reutilizando) y damos a esos libros otras vidas, convirtiéndose así en libros de segunda mano, tercera e incluso cuarta.

Algunos libros ya van por su tercera vida en Gratix. Entra y compruébalo.

Leer más y mejor con Gratix

En Gratix nos encanta compartir cosas que no necesitamos y otros sí. Somos solidarios con los demás y con el medio ambiente; de esta forma queremos cambiar el mundo, empezando por el nuestro.

Si eres bibliófilo y lo que te gusta es leer, Gratix te va a encantar ya que te permite leer cientos de diferentes títulos, ejemplares, ediciones… formar parte de una cadena en la que regalas y aconsejas a otros y a la vez otros hacen lo mismo contigo. Mejorando la compra de libros de segunda mano, y de forma similar el book crossing o los clubs de libros, Gratix te permite compartir, pero te da superpoderes a la hora de seleccionar y elegir qué leer.

Desear y regalar libros

En vez de comprar un libro que te interesa, deséalo en Gratix. Es muy probable que haya alguien que lo tenga y ya no lo necesite, o que sienta cierto apego por él, pero si ve que alguien lo necesita se anime a regalarlo.

Y si lo que te interesa es descubrir nuevos libros, nuevas historias, ¡solo tienes que preguntar! Puedes hacer deseos como “libros para leer este verano” o “clásicos poco conocidos”, que no te dé vergüenza, todos los usuarios están en Gratix para compartir contigo.

Claro que para empezar una cadena, lo primero es dar ejemplo y regalar tú. Así otros usuarios verán que compartes y estarán más inclinados a regalarte. Un regalo es algo muy especial y sienta muy bien tanto al que recibe como al que regala, por lo que te sentará bien.

Eso sí, hay que cuidarlo con la atención que merece con una presentación adecuada: en el caso de los libros es importante facilitar que otros lo encuentren con un título y foto que los identifiquen fácilmente, y además tienes la oportunidad de comentar brevemente por qué o a quién lo recomiendas.

El mayor superpoder que te da Gratix es que te permite compartir tus deseos y regalos con tus amigos y con las personas con las compartes gustos e intereses. ¿Quién mejor para darle segunda vida al libro que quieres leer y guardaba en un estante? ¿o para compartir recomendaciones?

Tu biblioteca es el mundo. Y es gratis.

Ya no necesitas más estanterías ni baldas, Gratix es tu nueva biblioteca. El mundo es tu biblioteca ya que los libros de tus amigos y de los demás usuarios podrán vivir una segunda vida contigo si tú haces lo mismo con los tuyos. Y Gratix te ayuda a intercambiarlos.

Si quieres que el mundo sea tu biblioteca pero te cuesta empezar, no te preocupes. A todos nos cuesta desprendernos de libros. Para ayudarte, y enlazando con otras ferias que se acaban ahora, ¡en Gratix arrancamos la Feria del Libro Gratix! Una feria en la que convirtiendo nuestros libros en regalos podemos intercambiarlos por otros.

¿A qué esperas para estrenar tu biblioteca gratis? Es tan fácil como usar nuestra app y empezar a compartir tus regalos y deseos de libros. Si aún no tienes Gratix, no dudes en descargártela para Android o iPhone.

Educar en el consumo responsable

¡Otro consumo es posible! Empezar desde la educación responsable es clave
Photo by Jomjakkapat Parrueng on Unsplash

Educación y consumo

La educación es probablemente lo más importante que podemos dejar a nuestros hijos. La educación es determinante en el desarrollo de capacidades y en la formación de su propio sistema de valores y principios. En dicha educación no debe faltar una estrategia deliberada sobre qué tipo de personas queremos que sean, en lo que el consumo responsable juega un papel clave.    

El consumo es omnipresente en nuestra sociedad y una parte importante de nuestra vida.  Como tal, decidir qué queremos transmitir a nuestros hijos no puede ser fruto de la casualidad sino que debe responder a valores y ejemplos: ¿son más importantes las cosas o las experiencias? ¿debemos reflexionar sobre la cantidad y calidad de las cosas que pedimos o consumimos? ¿qué importancia le damos a reciclar, reducir y reutilizar?

Educar con el ejemplo

Pero educar es sobre todo dar ejemplo. Los hijos son grandes imitadores y leen que “somos lo que hacemos y no lo que decimos”. Por mucho que les contemos lo que pensamos, es el ejemplo de lo que hacemos del que aprenden.

Ello empieza con nuestros propios actos. Cómo tomamos decisiones y cómo controlamos nuestras acciones es más importante que lo que digamos: ¿compramos cuando necesitamos algo o nos dejamos llevar fácilmente por impulsos? ¿somos proporcionados o despilfarradores, en las compras, en el consumo de luz, agua o aire acondicionado…?  ¿usamos las cosas que compramos o nos cansamos rápidamente de ellas? ¿qué hacemos con lo que no usamos, nos dedicamos a almacenarlo o le damos una segunda vida, regalandolo o facilitando su reutilización?

Y sigue con cómo respondemos a sus peticiones y les enseñamos a distinguir necesidades de caprichos. En definitiva, ser capaces de decirles no, aunque nos cueste más. De esta forma les estaremos ayudando a acostumbrarse a aceptar el no como respuesta y sobreponerse a frustraciones en la vida. Les estaremos preparando para “el mundo real”, dándoles el entrenamiento para autorregularse y distinguir lo que realmente necesitan de los caprichos pasajeros, que les pueden satisfacer a muy corto plazo, pero en el fondo les alejan de las cosas más importantes de la vida. A valorar el esfuerzo y lo que cuestan las cosas. A diferenciar el consumo del despilfarro y valorar el ahorro.

Compras, regalos y usos responsables

Esta importancia de dar ejemplo se traduce en numerosos ejemplos. Ir de compras es un caso claro: ¿qué compramos? ¿por qué? Entender no sólo la necesidad de lo que compramos sino el uso que le damos luego, y si estamos reemplazando o acumulando crea distintas formas de ver el mundo.

De hecho, muchas veces somos nosotros, con nuestra propia conducta o al no poder moderar a los demás, los que creamos un entorno de consumismo y abundancia material innecesaria. El exceso de regalos es un claro ejemplo. Se ha creado una cultura de regalar en exceso, llevando a niños hiperregalados que pierden el sentido del esfuerzo y el premio y se frustran con facilidad. Una paradoja, ya que un regalo puede y debería ser algo mágico y especial.

En ese sentido, es importante compartir con ellos que cada acto de consumo es responsable: qué hay detrás de cada cosa, su historia y consecuencias. Entender cómo se ha fabricado, en qué condiciones, y qué impacto tiene su consumo sobre el medio ambiente, es una forma de hacerles entender que comprar es una decisión con consecuencias sobre el mundo que queremos construir.

Consumir tiene consecuencias

En definitiva, todo acto de consumo, seamos o no conscientes, nos puede hacer más solidarios o sostenibles, dependiendo de la forma en la que se ha producido aquello que consumimos, y del impacto medioambiental que se derive.

Si somos capaces de transmitir estos valores en la educación, nuestros hijos podrán interesarse por el origen y destino de las cosas, y entender que la mejor forma de respetar el planeta está en sus manos, con reglas sencillas: No consumiendo menos de lo que necesitan,  cuidando la cantidad, donde menos es más suele ser la regla de oro. Pero también cuidando la calidad, prefiriendo cosas con mejores calidades y formas de producción, en muchos casos susceptibles de disfrutar varias “vidas”.

Hasta la propia Marie Kondo se ha unido recientemente a esta preocupación por empezar los hábitos de consumo desde la educación con su próxima obra Kiki + Jax, un libro para niños que reflexiona sobre la importancia de valorar las relaciones personales por encima de las cosas.

Cómo se está usando Gratix para educar en el consumo responsable

Estos principios coinciden con los valores que inspiran Gratix y nuestra app es una gran herramienta para convertirlos en realidad. De hecho son nuestros propios usuarios los que todos los días nos enseñan cómo lo están haciendo.  

Una de nuestras mayores satisfacciones ha sido escuchar cómo Gratix está ayudando a padres y madres a enseñar a sus hijos la importancia de reutilizar y ser generosos. De preferir una bicicleta o patinete que está en buen estado para que disfrute una segunda vida a uno nuevo. De compartir los juguetes que ya no usan y están en buen estado con otros niños que los puedan disfrutar. De ser generosos y agradecidos y, una vez que se recibe un regalo, ser ellos los que regalan, acostumbrarse a que cuando entra un juguete sale otro, que acumular no es bueno.

Todas estas historias tienen en común un elemento: la satisfacción de padres y madres en poder dar ejemplo a sus hijos de otro modelo de consumo, más responsable, del que ellos pueden participar directamente y vivirlo en primera persona. Acudir directamente con sus hijos a recoger la bicicleta o el cuento que les regala un desconocido. O de ir a ver a los amigos que se lo regalan y aprovechar para pasar el día con ellos en lugar de ir de compras. O de ser ellos quienes entregan a otro niño la ropa o el juguete que ya no necesitan. Son experiencias que no se olvidan y desarrollan una sensibilidad especial y valores como la generosidad, solidaridad y respeto al medio ambiente.

¿Te podemos ayudar?

Nos encantaría conocer más historias y saber cómo podemos ayudarte a educar en el consumo responsable, sean fuera o dentro de Gratix. Estamos deseando escucharte.

Y si todavía no usas Gratix, piensa en hacerlo en familia y empieza con tus primeros regalos y deseos. Descárgate ya la app para Android o iPhone. Para tus hijos será sin duda una experiencia especial acompañarte a recoger o hacer regalos, divertida y educativa al mismo tiempo. Y les ayudará a crecer en responsabilidad.

Gratix ha ayudado a dar segunda vida a muchas cosas, y a su vez generar experiencias especiales que educan en valores y en el consumo responsable


Vamos a construir Gratix juntos, tu plataforma de consumo responsable

Queremos ser tu plataforma de consumo responsable. Queremos construirla juntos.
Foto: RhondaK Native Florida Folk Artist vía Unsplash

Gratix es de todos

Desde el inicio, concebimos Gratix como una plataforma al servicio de todos para lograr la misión de cambiar el mundo mediante el consumo responsable, mejorando nuestro día a día cambiando cosas por experiencias. Ese es nuestro objetivo y razón de ser.

En otras palabras, tanto el equipo de Gratix como la app que hemos desarrollado estamos aquí para servirte. Para servir a la comunidad de personas que queréis apostar por otro modelo de consumo y una vida más alineada con los valores de solidaridad y sostenibilidad que nos inspiran.

Inventar, escuchar, acertar

Sabemos que esta misión no es sencilla. Pero también que con tu apoyo es posible. Cambiar de hábitos es muy complicado, incluso con la motivación para conseguirlo. La inercia es resistente y hay que vencerla. Queremos que nuestra app te ayude a lograrlo.

Por eso hemos desarrollado Gratix. Pero sabemos que inventar algo nuevo es difícil.  Que es casi imposible acertar a la primera. Hemos incorporado nuestros aprendizajes hasta la fecha, pero la app es todavía un punto de partida sobre el que mejorar. Esperamos lograrlo contigo y con el resto de la comunidad de usuarios. Si contamos con vuestra confianza compartiendo experiencias y sugerencias, podremos construir la plataforma que cambiando nuestras vidas cambie el mundo.

Sabemos que para lograr un gran producto hace falta ser humildes, escuchar y rectificar. Conseguir la mejor solución para crear un nuevo modelo de consumo, que solucione retos como decidir en un entorno basado en la confianza y no en los precios. Ayúdanos a conseguirlo. Inventemos el futuro juntos.

Vamos a construir esto juntos

¿Cómo puedes ayudar a construir Gratix? Es muy sencillo: cuéntanos. Comparte tu experiencia en Gratix: qué te ha gustado, qué no, qué se entiende o no se entiende, qué cambiarías y qué reforzarías… Nada nos ayuda tanto como saber qué valoras, y concentrarnos en ello, tanto para desarrollar el producto como saber la mejor forma de comunicarnos y llegar a ti. Tus necesidades son nuestras prioridades. Queremos escucharte. Es tan sencillo como enviarnos un e-mail a feedback@gratix.com.

Si quieres participar todavía más en construir Gratix, cuéntanos más. Nos encanta hablar con nuestros usuarios, conocer su experiencia y necesidades y cómo les podemos ayudar. Podemos hablar por teléfono. E incluso en persona. Podemos contar contigo para pruebas de grupo y usuario. Si te interesa, a nosotros también.

Entre todos podemos

Y por supuesto, construir Gratix depende de crecer la comunidad. Si compartes nuestros objetivos, queremos ser tu app de referencia para practicar el consumo responsable y la economía circular dando una segunda vida a las cosas. Y en cuanto más seamos los que intercambiemos, más oportunidades tendremos de hacerlo.

Si nos has probado y te ha gustado Gratix, invita a tus amigos a unirse. Y si no nos has probado todavía, házlo. Descárgate la app en Android o iPhone.

Si no estamos todavía en tu ciudad, corre la voz para juntar un grupo suficiente de interesados para lanzar (tan fácil como apuntarse en www.quierogratix.com), o descárgate la app y sé un pionero que arranque la comunidad y lidere con su ejemplo.

Contamos contigo. Vamos a construir Gratix juntos

Vamos a construir Gratix y cambiar el mundo juntos

Si no estamos aún en tu ciudad, ayúdanos a completar la lista de espera en www.quierogratix.com

Gratix es para amigos: Compartir con amigos en Gratix

Compartir es vivir

Dicen que compartir es vivir. ¿Y con quién mejor que con los más cercanos? ¿Quién no ha sentido la satisfacción de regalar a un amigo o familiar ese libro que tanto le marcó acompañado de una recomendación?, ¿o ayudarle a ahorrar pasándole el carrito de bebé que dejó de necesitar?

Desde que Gratix está en marcha, hemos podido facilitar a muchas personas el dar una segunda vida a las cosas que ya no necesitaban. Un buen número de estos casos se han producido entre amigos. No es de extrañar: Compartir con gente que conocemos es más fácil, produce una satisfacción especial y hasta nos da una excusa para reunirnos con los que más nos importan. Por ello desde Gratix hemos incorporado en nuestra app funciones especiales para compartir con amigos.


Compartir regalos y deseos con amigos

Gratix facilita compartir con amigos, de forma que sean los primeros en conocer nuestros regalos y deseos. Siempre que publicamos un regalo o un deseo podemos notificarles a través de la app. De hecho, tu pantalla principal siempre muestra los últimos regalos y deseos de tus amigos, de forma que no se te escape ninguno. Si estás usando Gratix y todavía no has invitado amigos, te estás perdiendo algo importante.

Tu home de la app facilita compartir con tus amigos: muestra sus regalos y deseos, así como los logros que habéis logrado entre todos

Añadir amigos en Gratix es muy sencillo. Puedes hacerlo invitándolos a usar la app con tu código. O solicitando su amistad si ya la están utilizando. En este post te contamos en detalle cómo puedes hacerlo.

Ser amigo en Gratix es un grado extra de confianza: Los amigos pueden hacerse regalos sin límite, al no requerir puntos, y compartir regalos de forma privada. Son secretos que vale la pena que conozcas para sacarle el máximo partido a la app.


Cambiar el mundo juntos

Y si compartes nuestra misión de cambiar el mundo compartiendo, verás que hacerlo junto a tus amigos ayuda. Gratix te ayuda a juntar esfuerzos, sumando los regalos entregados y deseos cumplidos que habéis compartido entre todos. Lo puedes ver en tu pantalla de inicio.

Si haces click sobre «Logros Amigos» puedes ver el ranking por logros de tu grupo de amigos -¡contigo incluido!- y así compartir progresos. ¿Qué mejor forma de empezar a cambiar el mundo que sumando entre todos? Podéis hasta marcaros retos y hacerlo con deportividad.

Ver el ranking de logros conseguidos (regalos entregados y deseos cumplidos) junto a tus amigos permite ver vuestros progresos colectivos y además es divertido

En Gratix tú decides

Como ves, compartir con amigos en Gratix es muy sencillo. En Gratix tú decides a quién regalas y tú decides a quién aceptas como amigo e incorporas a tu círculo de confianza.

Y la próxima vez que necesites o te sobre algo, ya sabes: piensa primero en tus amigos. Asegúrate de que están en Gratix y comparte con ellos. ¿A qué esperas? Descarga ya Gratix para Android o iPhone.

Por qué Gratix es gratis

#momentogratix:
Sergio le regaló a Alvaro una bicicleta para su hija Sol, ¿cuál de los 2 está más contento? ¿el que regala o el que recibe? ¡Regalar sienta muy bien! ¡Nos gusta lo gratis!

Cambiar hábitos es complicado

Cualquier cambio que merece la pena es difícil. La misión de Gratix, de cambiar el mundo mediante el consumo responsable, es ambiciosa, y como tal requiere persistencia para lograrlo.

Todos los que hemos intentado cambiar hábitos sabemos lo complicado que es, por muy buena voluntad e ilusión que se ponga inicialmente. Dicen que hay que hacer algo nuevo 21 veces para convertirlo en hábito. Por mucha que sea la motivación, hay que luchar inicialmente contra la inercia y “comodidad” de lo habitual, mayor aún frente a mecanismos tan arraigados como el consumismo.

Sin embargo, una vez superada esa resistencia inicial, el cambio puede sentar muy bien. Pero es complicado sin un detonante que nos ayude a arrancar.


Dar gratis nos hace libres

En un mundo en el que sobran cosas pero seguimos produciendo y consumiendo más, el cambio es necesario y urgente. Por eso al concebir Gratix pensamos en cómo acelerarlo. Qué puede ayudarnos a vencer el apego a lo material a la vez que facilitar algo tan bonito como compartir. Y nos dimos cuenta que hacía falta algo radical.

Así llegamos a la gratuidad como base de Gratix. No poner precio a las cosas facilita mucho el desprenderse de ellas, sin pararse en definir qué precio es el correcto o cuánto negociar. Pero el gratis también contiene una ingrediente secreto: aunque inicialmente cuesta más decidirse por regalar las cosas, una vez que lo hacemos nos sentimos mucho mejor. Disfrutamos de la experiencia pero también sentimos el orgullo de liderar con el ejemplo. Y esa propia satisfacción nos motiva a hacerlo de nuevo.

Esta gratuidad es muy complementaria con un estilo de vida minimalista y generoso. A nuestros propósitos de vivir con menos, al darle un buen uso a las cosas que ya no usamos. Pensemos por ejemplo en métodos como el de Marie Kondo: darle una segunda vida a las cosas haciendo feliz a alguien puede duplicar el “spark joy”.


¿Y por qué voy a regalar algo cuando puedo venderlo?

Al descubrir Gratix, algunos nuevos usuarios nos hacen esta pregunta. ¿Qué hemos aprendido juntos?

Frente a la venta, regalar facilita el liberarse de cosas de forma rápida, ahorrando el esfuerzo de definir y negociar precios. Vender bien es laborioso y requiere tiempo y especialización.

Regalar también permite libertad absoluta para decidir a quién se regala y por qué. ¡En Gratix tú decides a quién regalas!. Con ayuda de la información que te proporciona la app para decidir: Tú decides si eliges a un amigo (o al amigo de tu amigo), a un vecino cercano o a alguien que en su perfil demuestra generosidad o cuenta una historia que te conmueve. Y esa decisión puede ser muy distinta si regalas un colchón que ahora te estorba, del que quieres prescindir rápidamente, o un objeto de especial valor material o personal, cuyo destino quieres elegir bien. En cualquier caso es tu decisión.

Pero además regalar sienta bien. Aquellos que han cumplido deseos de amigos o desconocidos han sentido algo especial gracias a Gratix. Regalar hace sentir bien, y muchas veces se siente mejor el que regala que el que recibe. En un mundo en el que necesitamos menos cosas y más buenas experiencias, eso tiene un especial valor. Genera el impulso especial del orgullo de actuar de forma responsable y liderar. De la misma forma que reciclar, hacer voluntariado o echar una mano a un desconocido cuando lo necesita.


Lo mejor de la vida es gratis

Dice el dicho que “el dinero no da la felicidad”. Aunque indiscutiblemente ayuda a resolver necesidades y hay cosas que por su valor material parecen resistirse a la idea de regalarlas pudiendo ponerlas en venta, (casi) todo lo bueno de la vida es gratis. Lo que nos hace felices son las experiencias, no las cosas.

Gratix facilita participar en una “cadena de favores” en la que, si yo regalo algo hoy, me regalarán a mí cuando lo necesite. En la que nuestro historial de generosidad nos ayuda a conseguir lo que necesitamos gracias a que somos generosos con los demás. Basada no en el dinero sino en la confianza. Por lo que incluso de forma egoísta, regalar puede ser más rentable a largo plazo… lo que hoy damos de forma desinteresada puede llegar de vuelta cuando más lo necesitemos.


¿Empezamos?

La gratuidad es un acto liberador, pero es también un estilo de vida que no se centra en maximizar cada transacción sino en la generosidad entre todos para, con menos cosas, cambiar el mundo poco a poco. A la vez que nos sentimos mejor. Y dejar que el karma haga el resto. Por eso Gratix es gratis.


Empieza a sentirte más libre descargando Gratix para Android o iPhone. ¿A qué esperas? Y recuerda en perseverar al principio (al menos hasta 21 veces).

¿Por qué vender algo cuando puedes darlo gratis?
¿Preparado para tu #momentogratix?

Lanzando Gratix: Entre todos podemos cambiar el mundo.

Felicidad y consumismo

Desde hace tiempo, creo que necesitamos un cambio como sociedad que alinee nuestros valores y patrones de consumo. Aunque cada vez somos más los que compartimos los valores de generosidad y sostenibilidad y crece el número de iniciativas en esta dirección, seguimos practicando un consumismo que genera producción innecesaria con negativas consecuencias sociales y medioambientales. Y ello no nos hace felices

Compramos cosas que no necesitamos y las almacenamos, para finalmente deshacernos de ellas. Compramos demasiadas cosas y demasiado rápido, muchas veces sin llegar a usarlas. Y si bien nos cuesta deshacernos de ellas, cuando lo hacemos es de forma compulsiva para hacer sitio a las siguientes. No nos paramos a pensar lo suficiente en el impacto que ello tiene, o preferimos mirar a otro lado

Como sociedad, hemos pasado de la escasez a la abundancia, pero nuestros mecanismos de acumulación no han cambiado. Este consumismo incontrolado es un problema tanto por sus efectos como por la frustración que genera vernos capturados en él una y otra vez

Cada vez somos más los que sentimos la necesidad de cambiar esta situación, pero no es fácil: somos presa de un sistema eficiente y hábitos muy arraigados. Y cambiar hábitos siempre es difícil.


¿Y si una app fuese la solución?

Viniendo del mundo de la tecnología, he podido observar que la forma más efectiva de cambiar hábitos hoy es mediante el uso de internet y en particular del móvil. ¿Y si la tecnología nos facilitase unirnos para cambiar estos hábitos, de forma muy superior a lo que lograríamos cada uno por separado, siendo capaces de medir y sumar nuestro impacto? ¿de hacerlo de una forma que nos haga cambiar cosas por experiencias, sentirnos mejor con nosotros mismos a la vez que tener un impacto sobre el planeta e influir sobre el modelo de desarrollo que elegimos?

De esa forma nació Gratix. Crear una app que ayude a la gente a conseguir este objetivo. Juntando a las personas para cambiar su modelo de consumo y compartir lo que cada uno necesita. De forma fácil y divertida. Siendo tu asistente personal para cambiar tus hábitos y sentirte un poco más feliz

Con una propuesta de valor muy sencilla: regala lo que ya no usas, y desea lo que necesitas. Basada en algo tan mágico como el regalar: Un regalo sienta muy bien, tanto al que lo recibe como al que lo hace. Y en este caso, un regalo deseado que supone dar una segunda vida a las cosas e invertir el ciclo. Que convierte una cosa en un momento feliz. Sin precio ni negociaciones. Con la libertad de regalar a quien quieras. Pudiendo decidir con total libertad, sabiendo si es amigo, vecino o ha sido generoso en la comunidad


Entre todos podemos

Tras meses de pruebas y aprendizajes, ya se puede utilizar Gratix para hacer regalos, conseguir deseos e invitar a amigos con los que intercambiar y sumar logros que, agregados, empiecen a cambiar esta deriva. Soñando con que, empezando con pequeños cambios cada uno, acabemos impulsando un cambio global

Queremos contar contigo. Si compartes nuestro objetivo, queremos que nos acompañes en este viaje. Instala Gratix en tu móvil, sea Android o iPhone. Úsalo. Compártelo. Ayúdanos a mejorarlo. Estamos seguros que este sólo es un comienzo y tenemos mucho que mejorar. Y tus sugerencias son el regalo más valioso que podemos esperar.

¿Te unes? Convierte las cosas que ya no necesitas en regalos y, la próxima vez que necesites algo, encuentra a alguien que te lo regale. Gratix te ayudará

José María García, fundador