Black Friday en tiempos de emergencia climática: ¿de verdad necesitas esas compras?

Estado de Emergencia Climática y Black Friday: 2 fenómenos que van juntos

Hasta hace escasos meses no era habitual escuchar las palabras ‘emergencia’ y  ‘clima’ juntas. Ahora escuchamos “emergencia climática” o “urgencia climática” a diario. Hemos pasado de preocuparnos sobre el cambio climático a decretar el estado de emergencia. ¿Se trata de algo más que un cambio terminológico?

El cambio climático avanza cada vez es más rápido y afecta a más personas, con efectos más evidentes e irreversibles. No sólo los polos se están descongelando, cada vez suceden más catástrofes naturales, como huracanes, olas de calor, incendios, ciclones o inundaciones. De alguna forma, no es sorprendente el que por fin nos hayamos dado cuenta de la urgencia de esta situación.

Dado que es el modelo de consumo que hemos creado el que nos ha traído aquí, pensamos que es obligatorio compartir una reflexión en estas fechas de compras y ofertas iniciadas por el Black Friday. La urgencia o emergencia climática implica en estas fechas, siguiendo estas reflexiones que hicimos el Día de la Tierra, la responsabilidad añadida de aprovechar una fecha como esta para estar a la altura de la urgencia de la situación.

Emergencia climática global y en Europa 

Este verano en Europa, en concreto el pasado 25 de julio, se registraron récords nacionales de temperatura en Alemania, Bélgica, Luxemburgo, Holanda y el Reino Unido. En esos países se superaron los 40 grados, algo nunca visto en su historia. Este aumento de temperatura no sólo nos afecta a nosotros y al consumo de energía (el aumento del uso de ventiladores y aire acondicionado en verano, así como el de calefacción en invierno) sino que también incrementa el número de incendios forestales y otras catástrofes naturales de forma notoria. 

Como todos los impactos que tiene el cambio climático, cada cambio producido tiene un efecto dominó. Los incendios no sólo destruyen fauna y flora, sino que producen CO2. Como indica GreenPeace, y a modo de ejemplo, en Siberia los incendios producidos en el bosque de Taiga, han arrasado 4,3 millones de hectáreas. Esto ha supuesto más de 166 millones de toneladas de dióxido de carbono.

El nivel del mar ha ido subiendo 3mm por año y cada vez irá a más. A medida que se vayan descongelando más los polos, los océanos cada vez tendrán más masa de agua que irá cubriendo la tierra paulatinamente. Recordamos que el término acuñado es urgencia o emergencia climática porque estos efectos están ocurriendo ya. Indonesia va a tener que mover su capital, ya que la actual se hunde. Además, se espera que para el 2070 un gran porcentaje de las ciudades europeas estén bajo el agua, como estamos viendo con dolor estos días en el caso de Venecia

Ilustración de Javier Royo

Impacto social y económico del cambio climático

Como indican en CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado), “La crisis climática, consecuencia directa del modelo de producción extractivista, basada principalmente en el uso de combustibles fósiles y del consumo globalizado actual, pone en riesgo la supervivencia humana y la de un gran número de otras especies y ecosistemas, afectando especialmente a las poblaciones más empobrecidas y vulnerables.”  Si no actuamos ya, y actuamos todos, cada vez será más difícil revertir todos los cambios, la pobreza extrema seguirá en aumento y se producirá la extinción de diferentes especies e incluso ecosistemas enteros.

El cambio climático, por tanto, no sólo nos afecta desde el punto de vista ambiental, con la subida de temperaturas, sino también a nivel social con la migración de personas como pasó con el huracán Florence en Carolina del Norte o los incendios forestales en Bolivia, y económico, tanto toda la inversión que hay que hacer para reparar estas catástrofes como todo el dinero que se invierte en combustibles fósiles y la producción en masa de productos contaminantes.

Como dice Mercé Rius, directora general de calidad ambiental y cambio climático de la Generalitat de Catalunya “Estamos en una situación en la que cada minuto que perdemos puede ser irrecuperable”.

Ajustar nuestro consumo en fechas de compras y rebajas como el Black Friday

Sin duda, esta situación tiene una relación directa con nuestro modelo de consumo y ajustar el mismo a la nueva realidad es una obligación ineludible y urgente. En fechas como el Black Friday y toda la temporada de compras que le sigue, es necesario, más que nunca, consumir con la cabeza y con el corazón. Tenemos que ser conscientes y responsables del impacto en cuanto a la extracción de materias primas, consumo de plástico y producción de energía tiene este consumo por encima de nuestras necesidades reales, y los efectos que desencadena. 

Adicionalmente a su efecto negativo sobre el medio ambiente, fenómenos consumistas como el Black Friday generan infelicidad: un tercio de la población tiene problemas de compra compulsiva y falta de control en el gasto, pudiendo generar un círculo vicioso que lleva a la insatisfacción y tristeza vital.

El consumismo es también la base de la emergencia climática

Impacto negativo del Black Friday

Black Friday es realmente un viernes negro. Probablemente, el día más negro del año desde el punto de vista de impacto del consumo en el medio ambiente, pese a tratarse de una tradición de Estados Unidos sólo recientemente importada por otros países como España.

En base a datos públicos de consumo, se estima que este año cada español gastará unos 200 euros en Black Friday, más de 4 veces el gasto de un día habitual. Además, el sector calcula que durante ese día se registrará en España un volumen de compras al menos un 400% más elevado que el viernes anterior. Las previsiones recogidas en un informe de la plataforma Cuponation apuntan que las ventas totales rondarán los 1.710 millones de euros, un 10% más que en 2018. 

Una parte del consumo de Black Friday se debe a compras necesarias aplazadas para aprovechar las ofertas. Sin embargo, la mayor parte se concentra en artículos no realmente necesarios en categorías con impacto más dañino para el medio ambiente como moda o electrónica.

De hecho, hemos estimado que conforme a estos datos cada español podrá generar este Black Friday un impacto negativo en CO2 de 80 kg, próximo al impacto en toda una semana normal. Eliminar este impacto permitiría a cada persona lograr el efecto aproximado de 4000 árboles absorbiendo CO2 en un día.

Convirtamos el Black Friday en oportunidad para empezar a cambiar el mundo

Lo bueno es que, tratándose de una opción de consumo, está en nuestras manos decidir si queremos dejarnos llevar por las ofertas y otras tentaciones de estas fechas, o aprovechar el Black Friday como revulsivo para empezar a cambiar nuestros hábitos e incorporar la alarma de emergencia climática a nuestras acciones diarias. Convertir un día tan negro en verde, verde de la esperanza y verde de apuesta por el medio ambiente.

Concebimos Gratix para ayudarte a cambiar el mundo. Ayudarte a reutilizar y a consumir de una forma sostenible y solidaria, incorporando las 3R de forma natural a tu día a día. Por eso, hemos convertido ese objetivo en esta app, para dejar de pensar en qué podríamos hacer y empezar a actuar, con la urgencia que la situación de emergencia climática demanda.

Esperamos ayudarte a ser protagonista de este cambio y empezando con Black Friday dar la vuelta a esta emergencia climática con tus gestos cotidianos. Y si todavía no tienes Gratix en tu móvil, puedes descargártela para iPhone y para Android en tu tienda de aplicaciones.

En media, no comprar en Black Friday es como 4000 árboles absorbiendo CO2 durante un día

Aprovecha el verano para organizar tu vida y tu casa

Llega el verano y con él tiempo para ti

Más horas de luz, el calor, los helados, las vacaciones… en verano todo parece ralentizarse, la ciudad se empieza a vaciar y los pueblos vuelven a llenarse de vida. Con esto empiezas a ver todo lo que hay en tu casa y no utilizas. Es hora de organizar tu casa, tu espacio vital.

Ahora que tienes tiempo para hacer lo que has estado aplazando durante el año,  ¡no pierdas la oportunidad y ponte con ello!.

Para poder tener la mente despejada y ordenada, tu entorno debe manifestarlo.

Tu casa tiene que reflejar el estado en el que quieras tú quieres estar. En línea con la filosofía de Marie Kondo y su método Konmari: Despeja tu casa y despejarás tu mente. 

Como bien dice la organizadora profesional Patricia Ferrández, en su cuenta Armonía Home en Instagram,

 “Si hay armonía y equilibrio en nuestro entorno, lo habrá en nuestra vida”.

El verano es el momento ideal para realizar esta tarea. No tiene por qué ser de la casa entera, puedes empezar por habitaciones e incluso armarios. 

Tampoco hace falta pretender deshacerse de todo; el objetivo es regalar lo que está en tu casa y no utilizas, y Gratix te da las facilidades para que otras personas puedan darles una segunda vida a esos objetos. Con ello añadirás al orden la satisfacción de hacer un regalo a alguien que lo va a aprovechar. Si no lo has hecho todavía, pruébalo. Sienta realmente bien.

¿Por dónde empezar? Qué regalar y qué quedarte.

Como dice Silvia Llorens, organizadora profesional, en su cuenta de Instagram Aorganizarte:

 “Todo lo que tengas en casa debes quererlo, tenerlo y utilizarlo. Eso hará que te sientas feliz con ello o que te ayude. Deshazte de todo lo demás”.

Es el momento ideal para deshacerte de cosas que no usas.

Echa un vistazo a tu alrededor, qué has utilizado y qué ha estado cogiendo polvo todo el año. Seguro que hay cosas que por alguna razón u otra no has estrenado y no ves la oportunidad para hacerlo. 

¿Por qué sigues teniendo esa colchoneta hinchable si no tienes piscina? 

¿Si ya no usas todas esas gafas de sol de veranos pasados, qué hacen acumulando polvo en tu mesita?

La tienda de campaña que compraste para irte de camping hace 10 años sólo está ocupando sitio en el trastero, ¡alguien podría estar viviendo aventuras con ella! 

¡Estás rodeado de cosas que posiblemente no vayas a utilizar nunca más! Da el paso y empieza a subir fotos de lo que no usas en Gratix, lo que tu no quieres lo quieren otras personas.

¡No sólo estarás haciendo feliz a otras personas sino que estarás contribuyendo a una economía circular donde no se producen residuos ni contaminación!

Consejos para ordenar tu casa con éxito

Para que deshacerte de las cosas que ya no utilizas y reorganizar tu hogar te resulte lo más fácil posible, desde Gratix te damos un par de consejos para poner en práctica a la hora de organizar tu casa.

Ve con una mentalidad positiva: Si vas predispuesto a dejar ir las cosas que no necesitas, todo será más fácil y rápido. No pienses en que “podría necesitar esto en el futuro”… No te preocupes, Gratix es tu trastero, todo lo que necesitas podrás pedirlo en el momento que lo necesites. Alguien te lo regalará igual que tú regalas hoy.

Tómate tu tiempo: Párate y reflexiona. ¿Por qué conservas ese objeto?, ¿qué valor tiene para ti?, ¿cuál es su valor real?

En la sociedad en que vivimos no se tiene tiempo para nada, hacemos las cosas automáticamente y sin pensarlas. Frena y piensa sobre lo que posees. Se honesto contigo ¿realmente lo necesitas?. No sólo te ayudará a simplificar tu entorno ahora sino a ser más responsable antes de incorporar nuevas cosas a partir de ahora .

Para y reflexiona. Racionaliza tus pensamientos.
Foto por Freepik

Regalar en Gratix es la solución.

Gratix te proporciona todas las herramientas necesarias para regalar las cosas que no utilizas. Mantén despejada tu casa con las cosas que te hacen feliz, y manténlo, de vez en cuando parate y mira a tu alrededor, es posible que hayas vuelto a acumular cosas que no necesitas.

Para no caer en esto, sigue el consejo de PíaOrganiza, organizadora profesional: 

“Dona 10 cosas cada mes. DVD, CD, gafas, calcetines, libros, medicamentos, revistas, cosmética extra, etc… Entrénate en este ejercicio. Es sanísimo. Lograrás más espacio libre y limpiarás menos.”

¡Despeja este verano tu mente y tu casa! 

Con estas claves, organizar tu casa no va a suponer ningún reto. No sólo te sentirás mejor al deshacerte de las cosas que entorpecen tu día a día sino que, además te sentirás muy bien al regalar. Y si todavía no usas Gratix, puedes empezar a conseguirlo descargándola para Android o iPhone.

Leer más libros de forma sostenible

Amar los libros y amar la lectura

Leer es fantástico, los libros te enriquecen como persona, te transportan a otros mundos, te hacen compañía e incluso te unen a otras personas. Por eso muchos amamos los libros. Pero, ¿qué es amar los libros para ti?; ¿eres bibliófilo o bibliómano?

Si eres un bibliófilo, lo que te encanta es leer. Si eres un bibliómano, lo que te gusta es tener libros y cuantos más mejor. Ser bibliófilo está muy bien.  También lo está ser bibliómano en dimensiones moderadas, ¡podemos llamarlo coleccionar libros! Pero si nos centramos en acumularlos nos perderemos lo mejor de los libros, además de producir efectos no sostenibles ni solidarios con el medio ambiente.

 A todos nos gustan los libros pero lo importante es leerlos, no almacenarlos.
A todos nos gustan los libros pero lo importante es leerlos, no almacenarlos. No permitas que tu casa se convierta en un almacén. Foto por Glen Noble en Unsplash

Acumular libros no es leer

Si tienes demasiados libros, no te caben en los estantes y sabes que muchos no los vas a volver a leer, igual es el momento de reflexionar: ¿de qué sirve comprar un libro tras otro para dejarlos en una estantería acumulando polvo?

Cuando los libros dejan de cumplir la función por la que fueron creados empiezan a ser la causa de diferentes inconvenientes. El mayor de todos es el espacio que ocupan.

No acumules innecesariamente; los libros atraen, te eligen y, tras leerlos, siempre irán contigo, pero en espíritu: no hace falta que te acompañen físicamente. Puede que ya no los abras más para leerlos: lucirán bien en la estantería, apilados en la mesilla, en columnas en una esquina, pero al final te comen: despeja tu vida y despejarás tu mente.

Nos hemos acostumbrado a acumular libros por si algún día nos apetece volver a leerlos, pero llenar nuestra vida de cosas no parece una buena idea, como dice Marie Kondo.

Compartir libros es divertido y sostenible

Lo mejor de no apegarse a los libros, es que al compartirlos se comparte mucho más que una cosa: se comparte la historia y las sensaciones que le acompañan.

Si te ha encantado la historia de un libro, ¿por qué no compartir esta experiencia? ¿por qué no dejar a otras personas disfrutar de ese libro tanto como lo has hecho tú?

Al igual que tú vives diferentes experiencias, te conviertes en diferentes personas, viajas a distintos países (e incluso mundos) al leer un libro, si después lo compartes le estás dando una segunda vida en la que pueda transformar y hacer sentir a otras personas como lo ha hecho contigo.

Además, al compartir, combates el efecto negativo que tienen los libros sobre el medioambiente. ¿Por qué hay que fabricar e imprimir un libro cada vez que alguien quiere sentir su historia y sensaciones? ¿Por qué nos cuesta compartirlos?

Al compartir libros ponemos en práctica las 3R (reciclando, reduciendo y reutilizando) y damos a esos libros otras vidas, convirtiéndose así en libros de segunda mano, tercera e incluso cuarta.

Algunos libros ya van por su tercera vida en Gratix.
Algunos libros ya van por su tercera vida en Gratix. Entra y compruébalo.

Leer más y mejor con Gratix

En Gratix nos encanta compartir cosas que no necesitamos y otros sí. Somos solidarios con los demás y con el medio ambiente; de esta forma queremos cambiar el mundo, empezando por el nuestro.

Si eres bibliófilo y lo que te gusta es leer, Gratix te va a encantar ya que te permite leer cientos de diferentes títulos, ejemplares, ediciones… formar parte de una cadena en la que regalas y aconsejas a otros y a la vez otros hacen lo mismo contigo. Mejorando la compra de libros de segunda mano, y de forma similar el book crossing o los clubs de libros, Gratix te permite compartir, pero te da superpoderes a la hora de seleccionar y elegir qué leer.

Desear y regalar libros

En vez de comprar un libro que te interesa, deséalo en Gratix. Es muy probable que haya alguien que lo tenga y ya no lo necesite, o que sienta cierto apego por él, pero si ve que alguien lo necesita se anime a regalarlo.

Y si lo que te interesa es descubrir nuevos libros, nuevas historias, ¡solo tienes que preguntar! Puedes hacer deseos como “libros para leer este verano” o “clásicos poco conocidos”, que no te dé vergüenza, todos los usuarios están en Gratix para compartir contigo.

Claro que para empezar una cadena, lo primero es dar ejemplo y regalar tú. Así otros usuarios verán que compartes y estarán más inclinados a regalarte. Un regalo es algo muy especial y sienta muy bien tanto al que recibe como al que regala, por lo que te sentará bien.

Eso sí, hay que cuidarlo con la atención que merece con una presentación adecuada: en el caso de los libros es importante facilitar que otros lo encuentren con un título y foto que los identifiquen fácilmente, y además tienes la oportunidad de comentar brevemente por qué o a quién lo recomiendas.

El mayor superpoder que te da Gratix es que te permite compartir tus deseos y regalos con tus amigos y con las personas con las compartes gustos e intereses. ¿Quién mejor para darle segunda vida al libro que quieres leer y guardaba en un estante? ¿o para compartir recomendaciones?

Tu biblioteca es el mundo. Y es gratis.

Ya no necesitas más estanterías ni baldas, Gratix es tu nueva biblioteca. El mundo es tu biblioteca ya que los libros de tus amigos y de los demás usuarios podrán vivir una segunda vida contigo si tú haces lo mismo con los tuyos. Y Gratix te ayuda a intercambiarlos.

Si quieres que el mundo sea tu biblioteca pero te cuesta empezar, no te preocupes. A todos nos cuesta desprendernos de libros. Para ayudarte, y enlazando con otras ferias que se acaban ahora, ¡en Gratix arrancamos la Feria del Libro Gratix! Una feria en la que convirtiendo nuestros libros en regalos podemos intercambiarlos por otros.

¿A qué esperas para estrenar tu biblioteca gratis? Es tan fácil como usar nuestra app y empezar a compartir tus regalos y deseos de libros. Si aún no tienes Gratix, no dudes en descargártela para Android o iPhone.

Educar en el consumo responsable

¡Otro consumo es posible! Empezar desde la educación responsable es clave
¡Otro consumo es posible! Empezar desde la educación responsable es clave
Photo by Jomjakkapat Parrueng on Unsplash

Educación y consumo

La educación es probablemente lo más importante que podemos dejar a nuestros hijos. La educación es determinante en el desarrollo de capacidades y en la formación de su propio sistema de valores y principios. En dicha educación no debe faltar una estrategia deliberada sobre qué tipo de personas queremos que sean, en lo que el consumo responsable juega un papel clave.    

El consumo es omnipresente en nuestra sociedad y una parte importante de nuestra vida.  Como tal, decidir qué queremos transmitir a nuestros hijos no puede ser fruto de la casualidad sino que debe responder a valores y ejemplos: ¿son más importantes las cosas o las experiencias? ¿debemos reflexionar sobre la cantidad y calidad de las cosas que pedimos o consumimos? ¿qué importancia le damos a reciclar, reducir y reutilizar?

Educar con el ejemplo

Pero educar es sobre todo dar ejemplo. Los hijos son grandes imitadores y leen que “somos lo que hacemos y no lo que decimos”. Por mucho que les contemos lo que pensamos, es el ejemplo de lo que hacemos del que aprenden.

Ello empieza con nuestros propios actos. Cómo tomamos decisiones y cómo controlamos nuestras acciones es más importante que lo que digamos: ¿compramos cuando necesitamos algo o nos dejamos llevar fácilmente por impulsos? ¿somos proporcionados o despilfarradores, en las compras, en el consumo de luz, agua o aire acondicionado…?  ¿usamos las cosas que compramos o nos cansamos rápidamente de ellas? ¿qué hacemos con lo que no usamos, nos dedicamos a almacenarlo o le damos una segunda vida, regalandolo o facilitando su reutilización?

Y sigue con cómo respondemos a sus peticiones y les enseñamos a distinguir necesidades de caprichos. En definitiva, ser capaces de decirles no, aunque nos cueste más. De esta forma les estaremos ayudando a acostumbrarse a aceptar el no como respuesta y sobreponerse a frustraciones en la vida. Les estaremos preparando para “el mundo real”, dándoles el entrenamiento para autorregularse y distinguir lo que realmente necesitan de los caprichos pasajeros, que les pueden satisfacer a muy corto plazo, pero en el fondo les alejan de las cosas más importantes de la vida. A valorar el esfuerzo y lo que cuestan las cosas. A diferenciar el consumo del despilfarro y valorar el ahorro.

Compras, regalos y usos responsables

Esta importancia de dar ejemplo se traduce en numerosos ejemplos. Ir de compras es un caso claro: ¿qué compramos? ¿por qué? Entender no sólo la necesidad de lo que compramos sino el uso que le damos luego, y si estamos reemplazando o acumulando crea distintas formas de ver el mundo.

De hecho, muchas veces somos nosotros, con nuestra propia conducta o al no poder moderar a los demás, los que creamos un entorno de consumismo y abundancia material innecesaria. El exceso de regalos es un claro ejemplo. Se ha creado una cultura de regalar en exceso, llevando a niños hiperregalados que pierden el sentido del esfuerzo y el premio y se frustran con facilidad. Una paradoja, ya que un regalo puede y debería ser algo mágico y especial.

En ese sentido, es importante compartir con ellos que cada acto de consumo es responsable: qué hay detrás de cada cosa, su historia y consecuencias. Entender cómo se ha fabricado, en qué condiciones, y qué impacto tiene su consumo sobre el medio ambiente, es una forma de hacerles entender que comprar es una decisión con consecuencias sobre el mundo que queremos construir.

Consumir tiene consecuencias

En definitiva, todo acto de consumo, seamos o no conscientes, nos puede hacer más solidarios o sostenibles, dependiendo de la forma en la que se ha producido aquello que consumimos, y del impacto medioambiental que se derive.

Si somos capaces de transmitir estos valores en la educación, nuestros hijos podrán interesarse por el origen y destino de las cosas, y entender que la mejor forma de respetar el planeta está en sus manos, con reglas sencillas: No consumiendo menos de lo que necesitan,  cuidando la cantidad, donde menos es más suele ser la regla de oro. Pero también cuidando la calidad, prefiriendo cosas con mejores calidades y formas de producción, en muchos casos susceptibles de disfrutar varias “vidas”.

Hasta la propia Marie Kondo se ha unido recientemente a esta preocupación por empezar los hábitos de consumo desde la educación con su próxima obra Kiki + Jax, un libro para niños que reflexiona sobre la importancia de valorar las relaciones personales por encima de las cosas.

Cómo se está usando Gratix para educar en el consumo responsable

Estos principios coinciden con los valores que inspiran Gratix y nuestra app es una gran herramienta para convertirlos en realidad. De hecho son nuestros propios usuarios los que todos los días nos enseñan cómo lo están haciendo.  

Una de nuestras mayores satisfacciones ha sido escuchar cómo Gratix está ayudando a padres y madres a enseñar a sus hijos la importancia de reutilizar y ser generosos. De preferir una bicicleta o patinete que está en buen estado para que disfrute una segunda vida a uno nuevo. De compartir los juguetes que ya no usan y están en buen estado con otros niños que los puedan disfrutar. De ser generosos y agradecidos y, una vez que se recibe un regalo, ser ellos los que regalan, acostumbrarse a que cuando entra un juguete sale otro, que acumular no es bueno.

Todas estas historias tienen en común un elemento: la satisfacción de padres y madres en poder dar ejemplo a sus hijos de otro modelo de consumo, más responsable, del que ellos pueden participar directamente y vivirlo en primera persona. Acudir directamente con sus hijos a recoger la bicicleta o el cuento que les regala un desconocido. O de ir a ver a los amigos que se lo regalan y aprovechar para pasar el día con ellos en lugar de ir de compras. O de ser ellos quienes entregan a otro niño la ropa o el juguete que ya no necesitan. Son experiencias que no se olvidan y desarrollan una sensibilidad especial y valores como la generosidad, solidaridad y respeto al medio ambiente.

¿Te podemos ayudar?

Nos encantaría conocer más historias y saber cómo podemos ayudarte a educar en el consumo responsable, sean fuera o dentro de Gratix. Estamos deseando escucharte.

Y si todavía no usas Gratix, piensa en hacerlo en familia y empieza con tus primeros regalos y deseos. Descárgate ya la app para Android o iPhone. Para tus hijos será sin duda una experiencia especial acompañarte a recoger o hacer regalos, divertida y educativa al mismo tiempo. Y les ayudará a crecer en responsabilidad.

Gratix ha ayudado a dar segunda vida a muchas cosas, y a su vez generar experiencias especiales que educan en valores y en el consumo responsable
Gratix ha ayudado a dar segunda vida a muchas cosas, y a su vez generar experiencias especiales que educan en valores y en el consumo responsable


Prepara tu hogar para la primavera

Renovarse por primavera

La primavera ya está aquí, y con ella la llegada del buen tiempo, el aumento de las horas de luz… comienza una temporada de energía y alegría. La primavera es un buen momento para empezar un nuevo ciclo y plantearnos qué queremos ser y qué queremos lograr aprovechando el buen tiempo y la luz. Para lograr lo que quieras. Y cambiar el mundo si te lo propones.

Qué mejor sitio para empezar que nuestro hogar y poner la casa en forma. De ahí la tradición de la “limpieza de primavera”, o “Spring Cleaning”, que genera bienestar al mantener tu casa limpia, fresca y ordenada después de un invierno de resistencia. Poner nuestro hogar a tono nos prepara para una primavera más ligera y estimulante.

La limpieza de primavera hará nuestro hogar mucho más acogedor y cómplice de nuestros planes. Más limpio y fresco, pero también con la combinación adecuada de cosas y espacios. Como dice Marie Kondo, “estar rodeado de cosas que te dan alegría te hace feliz”. Si a ello añades un toque de generosidad con la ayuda de Gratix, sin duda te sentirás mucho mejor y entrarás con buen pie para sacar el máximo de los próximos meses.

Preparar la casa al inicio de primavera nos facilita disfrutar de los próximos meses
Preparar la casa al inicio de primavera nos facilita disfrutar de los próximos meses

Claves para organizar el hogar en primavera

Invita a entrar al aire de primavera: Asegura la ventilación y deja que tu casa se llene y renueve de aire fresco, abriendo todas las ventanas. Nada le aportará mayor sensación de frescura a tu hogar.

Saca y apila toda la ropa: Vacía tu armario y apila toda la ropa, de esta forma te será más fácil decidir qué prendas te sobran y cuales necesitas con la llegada del buen tiempo. Aprovecha para limpiar a fondo tus armarios, y dejarlos ordenados solo con aquellas cosas que necesitas.

Limpia y ordena todos tus armarios y estanterías: No solo los de tu cuarto, sino también los de la cocina, salón, baños y comedor. Aprovecha para limpiar todos los objetos y utensilios, reordena las estanterías y vacía cada estancia de los objetos que no vayas a utilizar para así no acumular. Presta especial atención a aquellas cosas que apenas has usado y pueden tener gran valor para otros. Desde un libro hasta un dispositivo electrónico, la lista suele ser larga. Dales una segunda vida con alguien que sí que los vaya a utilizar.

Dale un toque verde: La primavera es la temporada de las plantas, llena tu casa de plantas y flores que decoren y aporten un aroma fresco a tu salón y pon hierbas aromáticas en ventanas o terrazas. Le aportarán un ambiente más fresco, húmedo y puro en tu casa.

No te olvides de tu garaje y tu trastero: Aunque se trate de dos sitios en los que no pasamos mucho tiempo, en ellos tendemos a acumular gran cantidad de cosas que no vamos a utilizar en el futuro, la gran mayoría de ellas en buen estado. Vacíalos y ve decidiendo objeto por objeto qué cosas te sirven y te quedas, y cuáles puedes regalar a otra persona que las necesite.

Mejora tu limpieza de primavera con Gratix

Gratix te permite vivir la “limpieza de primavera” de forma más plena y entretenida, al facilitarte añadir un toque de generosidad y convertir en regalo las “joyas” que ya no necesitas. Al seleccionar qué cosas quieres conservar, cuáles no están en buen estado y piensas reciclar, y cuáles en buen estado que quieres regalar, poder elegir a alguien para que les dé una segunda vida es gratificante y sienta muy bien.

Gratix te ayuda a seleccionar con quién quieres compartir cada una: ¿cuáles tienes prisa por regalar y cuáles quieres reservar para tus amigos y vecinos? Comparte con ellos y regálales las cosas que has ordenado y ya no te hacen falta.

Y no olvides que Gratix funciona también a la inversa: si al ordenar te has dado cuenta que necesitas algo, ¡encuentra aquellas cosas que se están regalando y pide las que necesitas! O caso de no encontrarlas, formula un deseo. Es sorprendente cómo muchas veces nuestros amigos y personas cercanas tienen lo que necesitamos sin darle uso y sienten gran satisfacción al regalar.

Nuestra app te permite ir un paso más allá, cambiar tu estilo de vida, y en vez de hacer del zafarrancho de primavera una cosa puntual, puedes llevarlo a cabo de forma constante ordenando tu casa, compartiendo lo que ya no quieras y pidiendo lo que necesites durante todo el año.

¡No lo dejes esperar!

Los primeros días de primavera son ideales para acometer esta limpieza y dejar el terreno preparado para disfrutar. Si además coinciden con fiestas en las que no viajas, ¿qué mejor viaje que a tu propio hogar después de haberlo preparado para disfrutarlo?

Y si todavía no has hecho tu primer regalo en Gratix, éste es un momento ideal. Verás que regalar (y que te hagan regalos que necesitas) sienta muy bien. Descárgate ya la app para Android o iPhone. ¡Alguien puede estar pronto disfrutando la primavera con tus regalos!

Menos es mucho más con Marie Kondo y Gratix

Gratix y Marie Kondo unidos por una misma misión.
Marie Kondo y Gratix pueden facilitar mucho empezar un estilo de vida «menos es más»

En Gratix nos gusta Marie Kondo

Desde la publicación de La Magia del Orden adoramos a Marie Kondo. Ella ha sido una inspiración importante para hacer realidad nuestra misión de vivir ligero, disfrutando de las experiencias y no de las cosas.

A día de hoy, Marie Kondo se ha convertido posiblemente en la mayor divulgadora de la filosofía del “menos es más”. Sus términos mágicos como “spark joy” (o “chispa de alegría”), su historia personal como fanática del orden desde su infancia y su inconfundible amabilidad japonesa nos hicieron seguirla de La Magia del Orden a La Felicidad después del Orden y su versión manga. Con el éxito de su programa en Netflix “Tidying Up with Marie Kondo!” (ó “¡A ordenar con Marie Kondo!”) basado en su método Konmari, su impacto se ha multiplicado. Su ejemplo ya está ayudando a muchos a tomar la decisión de poner más orden en sus casas y armonía en sus vidas.


Qué es lo que más nos gusta de Marie Kondo

Aunque no suscribimos todas sus reglas (¿por qué un máximo de 30 libros?) y creemos que cada uno es el mejor juez para decidir qué forma de “menos es más” necesita, es innegable que la inspiración de su método Konmari facilita mucho iniciar el cambio y está sirviendo para animar a mucha gente a empezar.

El método Konmari como enfoque sistemático que obliga a hacer una revisión completa de nuestras casas se basa en principios sencillos: Seguir el orden correcto categoría por categoría, pasando de ropa y libros a papeles y objetos varios para finalizar con los objetos con valor sentimental. Tener en cuenta la frecuencia de uso y el plan de circulación. Juntar y amontonar todo antes de decidir, optimizando la totalidad de cada categoría. Principios que se aplican en cada programa de “¡A ordenar con Marie Kondo!”.

Esta metodología rigurosa facilita tomar decisiones que, tras un mayor esfuerzo inicial, permiten poner órden con más rapidez. Como en muchas cosas importantes en la vida, lo más difícil es arrancar, y Konmari ayuda a hacerlo. Una vez se ha producido ese primer paso, es mucho más fácil continuar, y disfrutar con ajustes continuos sin necesidad de seguir acumulando.


Qué podemos mejorar respecto a Marie Kondo

Siendo Konmari una gran base para arrancar un nuevo estilo de vida, hay oportunidades para hacer esa experiencia aún mejor. Pensamos que Gratix es el complemento perfecto para lograrlo.

Al final, las cosas que hemos ido guardando y de las que nos deshacemos siguiendo Konmari no caen en 2 categorías extremas de blanco o negro, que conservamos o de las que nos deshacemos en bloque directamente. Hay muchas cosas que tienen un valor material o personal a las que no basta decir simplemente adiós. De forma similar a cuando recibimos regalos no deseados, hay muchas cosas que merecen una segunda vida. Una categoría de cosas que nos van a dar una satisfacción adicional.

Dar esta segunda vida a las cosas tiene un impacto significativo sobre el medio ambiente y el planeta que estamos construyendo: ¿por qué deshacerse directamente de una cosa en buen estado que alguien tendrá que comprar nueva? Resulta sorprendente pensar el número de cosas que queremos comprar que nuestros amigos o vecinos almacenan o tiran. Esta segunda vida también nos permite ser solidarios y generosos con las personas que necesitan lo que nosotros ya no. Compartir en Gratix permite lograrlo fácilmente.

Pero, además, hacer que las cosas que ya no necesitamos pasen a personas que realmente las valoran tiene un efecto mágico. Nos hace disfrutar de la experiencia de regalar, transformando cosas en experiencias que humanizan, generando otro tipo de “chispa de alegría”. El adiós a nuestras cosas suma la satisfacción de saber que van a disfrutar una segunda vida, a la vez que hacemos felices a otros sin esperar nada a cambio.


¡A ordenar con propósito!

Gratix se ha creado para facilitar este nuevo estilo de vida: vivir con menos, desprenderse de lo que no necesitamos dándole un buen fin, incorporar menos cosas y a ser posible de forma responsable y sostenible. Konmari es fantástico para arrancar, Gratix para convertirlo en un hábito saludable. Con Marie Kondo y Gratix, «menos es mucho más».

Aprovecha los tiempos libres que te pueden proporcionar las vacaciones de primavera o verano para organizar tu hogar y con ello tu mente.

Puedes empezar a conseguirlo ya descargando Gratix para Android o iPhone. ¿A qué esperas?


Los dos libros de Marie Kondo 'La Magia del Orden' y 'La felicidad después del orden' tienen la filosofía Gratix
Combina la magia del orden de Marie Kondo con la satisfacción de cambiar cosas por experiencias en Gratix