Prepara tu hogar para la primavera

Renovarse por primavera

La primavera ya está aquí, y con ella la llegada del buen tiempo, el aumento de las horas de luz… comienza una temporada de energía y alegría. La primavera es un buen momento para empezar un nuevo ciclo y plantearnos qué queremos ser y qué queremos lograr aprovechando el buen tiempo y la luz. Para lograr lo que quieras. Y cambiar el mundo si te lo propones.

Qué mejor sitio para empezar que nuestro hogar y poner la casa en forma. De ahí la tradición de la “limpieza de primavera”, o “Spring Cleaning”, que genera bienestar al mantener tu casa limpia, fresca y ordenada después de un invierno de resistencia. Poner nuestro hogar a tono nos prepara para una primavera más ligera y estimulante.

La limpieza de primavera hará nuestro hogar mucho más acogedor y cómplice de nuestros planes. Más limpio y fresco, pero también con la combinación adecuada de cosas y espacios. Como dice Marie Kondo, “estar rodeado de cosas que te dan alegría te hace feliz”. Si a ello añades un toque de generosidad con la ayuda de Gratix, sin duda te sentirás mucho mejor y entrarás con buen pie para sacar el máximo de los próximos meses.

Preparar la casa al inicio de primavera nos facilita disfrutar de los próximos meses

Claves para organizar el hogar en primavera

Invita a entrar al aire de primavera: Asegura la ventilación y deja que tu casa se llene y renueve de aire fresco, abriendo todas las ventanas. Nada le aportará mayor sensación de frescura a tu hogar.

Saca y apila toda la ropa: Vacía tu armario y apila toda la ropa, de esta forma te será más fácil decidir qué prendas te sobran y cuales necesitas con la llegada del buen tiempo. Aprovecha para limpiar a fondo tus armarios, y dejarlos ordenados solo con aquellas cosas que necesitas.

Limpia y ordena todos tus armarios y estanterías: No solo los de tu cuarto, sino también los de la cocina, salón, baños y comedor. Aprovecha para limpiar todos los objetos y utensilios, reordena las estanterías y vacía cada estancia de los objetos que no vayas a utilizar para así no acumular. Presta especial atención a aquellas cosas que apenas has usado y pueden tener gran valor para otros. Desde un libro hasta un dispositivo electrónico, la lista suele ser larga. Dales una segunda vida con alguien que sí que los vaya a utilizar.

Dale un toque verde: La primavera es la temporada de las plantas, llena tu casa de plantas y flores que decoren y aporten un aroma fresco a tu salón y pon hierbas aromáticas en ventanas o terrazas. Le aportarán un ambiente más fresco, húmedo y puro en tu casa.

No te olvides de tu garaje y tu trastero: Aunque se trate de dos sitios en los que no pasamos mucho tiempo, en ellos tendemos a acumular gran cantidad de cosas que no vamos a utilizar en el futuro, la gran mayoría de ellas en buen estado. Vacíalos y ve decidiendo objeto por objeto qué cosas te sirven y te quedas, y cuáles puedes regalar a otra persona que las necesite.

Mejora tu limpieza de primavera con Gratix

Gratix te permite vivir la “limpieza de primavera” de forma más plena y entretenida, al facilitarte añadir un toque de generosidad y convertir en regalo las “joyas” que ya no necesitas. Al seleccionar qué cosas quieres conservar, cuáles no están en buen estado y piensas reciclar, y cuáles en buen estado que quieres regalar, poder elegir a alguien para que les dé una segunda vida es gratificante y sienta muy bien.

Gratix te ayuda a seleccionar con quién quieres compartir cada una: ¿cuáles tienes prisa por regalar y cuáles quieres reservar para tus amigos y vecinos? Comparte con ellos y regálales las cosas que has ordenado y ya no te hacen falta.

Y no olvides que Gratix funciona también a la inversa: si al ordenar te has dado cuenta que necesitas algo, ¡encuentra aquellas cosas que se están regalando y pide las que necesitas! O caso de no encontrarlas, formula un deseo. Es sorprendente cómo muchas veces nuestros amigos y personas cercanas tienen lo que necesitamos sin darle uso y sienten gran satisfacción al regalar.

Nuestra app te permite ir un paso más allá, cambiar tu estilo de vida, y en vez de hacer del zafarrancho de primavera una cosa puntual, puedes llevarlo a cabo de forma constante ordenando tu casa, compartiendo lo que ya no quieras y pidiendo lo que necesites durante todo el año.

¡No lo dejes esperar!

Los primeros días de primavera son ideales para acometer esta limpieza y dejar el terreno preparado para disfrutar. Si además coinciden con fiestas en las que no viajas, ¿qué mejor viaje que a tu propio hogar después de haberlo preparado para disfrutarlo?

Y si todavía no has hecho tu primer regalo en Gratix, éste es un momento ideal. Verás que regalar (y que te hagan regalos que necesitas) sienta muy bien. Descárgate ya la app para Android o iPhone. ¡Alguien puede estar pronto disfrutando la primavera con tus regalos!

Por qué Gratix es gratis

#momentogratix:
Sergio le regaló a Alvaro una bicicleta para su hija Sol, ¿cuál de los 2 está más contento? ¿el que regala o el que recibe? ¡Regalar sienta muy bien! ¡Nos gusta lo gratis!

Cambiar hábitos es complicado

Cualquier cambio que merece la pena es difícil. La misión de Gratix, de cambiar el mundo mediante el consumo responsable, es ambiciosa, y como tal requiere persistencia para lograrlo.

Todos los que hemos intentado cambiar hábitos sabemos lo complicado que es, por muy buena voluntad e ilusión que se ponga inicialmente. Dicen que hay que hacer algo nuevo 21 veces para convertirlo en hábito. Por mucha que sea la motivación, hay que luchar inicialmente contra la inercia y “comodidad” de lo habitual, mayor aún frente a mecanismos tan arraigados como el consumismo.

Sin embargo, una vez superada esa resistencia inicial, el cambio puede sentar muy bien. Pero es complicado sin un detonante que nos ayude a arrancar.


Dar gratis nos hace libres

En un mundo en el que sobran cosas pero seguimos produciendo y consumiendo más, el cambio es necesario y urgente. Por eso al concebir Gratix pensamos en cómo acelerarlo. Qué puede ayudarnos a vencer el apego a lo material a la vez que facilitar algo tan bonito como compartir. Y nos dimos cuenta que hacía falta algo radical.

Así llegamos a la gratuidad como base de Gratix. No poner precio a las cosas facilita mucho el desprenderse de ellas, sin pararse en definir qué precio es el correcto o cuánto negociar. Pero el gratis también contiene una ingrediente secreto: aunque inicialmente cuesta más decidirse por regalar las cosas, una vez que lo hacemos nos sentimos mucho mejor. Disfrutamos de la experiencia pero también sentimos el orgullo de liderar con el ejemplo. Y esa propia satisfacción nos motiva a hacerlo de nuevo.

Esta gratuidad es muy complementaria con un estilo de vida minimalista y generoso. A nuestros propósitos de vivir con menos, al darle un buen uso a las cosas que ya no usamos. Pensemos por ejemplo en métodos como el de Marie Kondo: darle una segunda vida a las cosas haciendo feliz a alguien puede duplicar el “spark joy”.


¿Y por qué voy a regalar algo cuando puedo venderlo?

Al descubrir Gratix, algunos nuevos usuarios nos hacen esta pregunta. ¿Qué hemos aprendido juntos?

Frente a la venta, regalar facilita el liberarse de cosas de forma rápida, ahorrando el esfuerzo de definir y negociar precios. Vender bien es laborioso y requiere tiempo y especialización.

Regalar también permite libertad absoluta para decidir a quién se regala y por qué. ¡En Gratix tú decides a quién regalas!. Con ayuda de la información que te proporciona la app para decidir: Tú decides si eliges a un amigo (o al amigo de tu amigo), a un vecino cercano o a alguien que en su perfil demuestra generosidad o cuenta una historia que te conmueve. Y esa decisión puede ser muy distinta si regalas un colchón que ahora te estorba, del que quieres prescindir rápidamente, o un objeto de especial valor material o personal, cuyo destino quieres elegir bien. En cualquier caso es tu decisión.

Pero además regalar sienta bien. Aquellos que han cumplido deseos de amigos o desconocidos han sentido algo especial gracias a Gratix. Regalar hace sentir bien, y muchas veces se siente mejor el que regala que el que recibe. En un mundo en el que necesitamos menos cosas y más buenas experiencias, eso tiene un especial valor. Genera el impulso especial del orgullo de actuar de forma responsable y liderar. De la misma forma que reciclar, hacer voluntariado o echar una mano a un desconocido cuando lo necesita.


Lo mejor de la vida es gratis

Dice el dicho que “el dinero no da la felicidad”. Aunque indiscutiblemente ayuda a resolver necesidades y hay cosas que por su valor material parecen resistirse a la idea de regalarlas pudiendo ponerlas en venta, (casi) todo lo bueno de la vida es gratis. Lo que nos hace felices son las experiencias, no las cosas.

Gratix facilita participar en una “cadena de favores” en la que, si yo regalo algo hoy, me regalarán a mí cuando lo necesite. En la que nuestro historial de generosidad nos ayuda a conseguir lo que necesitamos gracias a que somos generosos con los demás. Basada no en el dinero sino en la confianza. Por lo que incluso de forma egoísta, regalar puede ser más rentable a largo plazo… lo que hoy damos de forma desinteresada puede llegar de vuelta cuando más lo necesitemos.


¿Empezamos?

La gratuidad es un acto liberador, pero es también un estilo de vida que no se centra en maximizar cada transacción sino en la generosidad entre todos para, con menos cosas, cambiar el mundo poco a poco. A la vez que nos sentimos mejor. Y dejar que el karma haga el resto. Por eso Gratix es gratis.


Empieza a sentirte más libre descargando Gratix para Android o iPhone. ¿A qué esperas? Y recuerda en perseverar al principio (al menos hasta 21 veces).

¿Por qué vender algo cuando puedes darlo gratis?
¿Preparado para tu #momentogratix?

Menos es mucho más con Marie Kondo y Gratix

Marie Kondo y Gratix pueden facilitar mucho empezar un estilo de vida «menos es más»

En Gratix nos gusta Marie Kondo

Desde la publicación de La Magia del Orden adoramos a Marie Kondo. Ella ha sido una inspiración importante para hacer realidad nuestra misión de vivir ligero, disfrutando de las experiencias y no de las cosas.

A día de hoy, Marie Kondo se ha convertido posiblemente en la mayor divulgadora de la filosofía del “menos es más”. Sus términos mágicos como “spark joy” (o “chispa de alegría”), su historia personal como fanática del orden desde su infancia y su inconfundible amabilidad japonesa nos hicieron seguirla de La Magia del Orden a La Felicidad después del Orden y su versión manga. Con el éxito de su programa en Netflix “Tidying Up with Marie Kondo!” (ó “¡A ordenar con Marie Kondo!”) basado en su método Konmari, su impacto se ha multiplicado. Su ejemplo ya está ayudando a muchos a tomar la decisión de poner más orden en sus casas y armonía en sus vidas.


Qué es lo que más nos gusta de Marie Kondo

Aunque no suscribimos todas sus reglas (¿por qué un máximo de 30 libros?) y creemos que cada uno es el mejor juez para decidir qué forma de “menos es más” necesita, es innegable que la inspiración de su método Konmari facilita mucho iniciar el cambio y está sirviendo para animar a mucha gente a empezar.

El método Konmari como enfoque sistemático que obliga a hacer una revisión completa de nuestras casas se basa en principios sencillos: Seguir el orden correcto categoría por categoría, pasando de ropa y libros a papeles y objetos varios para finalizar con los objetos con valor sentimental. Tener en cuenta la frecuencia de uso y el plan de circulación. Juntar y amontonar todo antes de decidir, optimizando la totalidad de cada categoría. Principios que se aplican en cada programa de “¡A ordenar con Marie Kondo!”.

Esta metodología rigurosa facilita tomar decisiones que, tras un mayor esfuerzo inicial, permiten poner órden con más rapidez. Como en muchas cosas importantes en la vida, lo más difícil es arrancar, y Konmari ayuda a hacerlo. Una vez se ha producido ese primer paso, es mucho más fácil continuar, y disfrutar con ajustes continuos sin necesidad de seguir acumulando.


Qué podemos mejorar respecto a Marie Kondo

Siendo Konmari una gran base para arrancar un nuevo estilo de vida, hay oportunidades para hacer esa experiencia aún mejor. Pensamos que Gratix es el complemento perfecto para lograrlo.

Al final, las cosas que hemos ido guardando y de las que nos deshacemos siguiendo Konmari no caen en 2 categorías extremas de blanco o negro, que conservamos o de las que nos deshacemos en bloque directamente. Hay muchas cosas que tienen un valor material o personal a las que no basta decir simplemente adiós. De forma similar a cuando recibimos regalos no deseados, hay muchas cosas que merecen una segunda vida. Una categoría de cosas que nos van a dar una satisfacción adicional.

Dar esta segunda vida a las cosas tiene un impacto significativo sobre el medio ambiente y el planeta que estamos construyendo: ¿por qué deshacerse directamente de una cosa en buen estado que alguien tendrá que comprar nueva? Resulta sorprendente pensar el número de cosas que queremos comprar que nuestros amigos o vecinos almacenan o tiran. Esta segunda vida también nos permite ser solidarios y generosos con las personas que necesitan lo que nosotros ya no. Compartir en Gratix permite lograrlo fácilmente.

Pero, además, hacer que las cosas que ya no necesitamos pasen a personas que realmente las valoran tiene un efecto mágico. Nos hace disfrutar de la experiencia de regalar, transformando cosas en experiencias que humanizan, generando otro tipo de “chispa de alegría”. El adiós a nuestras cosas suma la satisfacción de saber que van a disfrutar una segunda vida, a la vez que hacemos felices a otros sin esperar nada a cambio.


¡A ordenar con propósito!

Gratix se ha creado para facilitar este nuevo estilo de vida: vivir con menos, desprenderse de lo que no necesitamos dándole un buen fin, incorporar menos cosas y a ser posible de forma responsable y sostenible. Konmari es fantástico para arrancar, Gratix para convertirlo en un hábito saludable. Con Marie Kondo y Gratix, «menos es mucho más».

Puedes empezar a conseguirlo ya descargando Gratix para Android o iPhone. ¿A qué esperas?


Combina la magia del orden de Marie Kondo con la satisfacción de cambiar cosas por experiencias en Gratix